1. naturaleza

    flora

    En el parque, la flora de cada región está relacionada con varios factores tales como el clima y la altitud. Hasta 1.200m, la vegetación es muy densa. Se prevé que los bosques del Parque originalmente serían dominados por robles. Todavía es posible encontrar algunas áreas de bosque original, principalmente en la Mata de Albergaria, Mata del Cabril, Mata del Beredo y la Mata del Ramiscal. Se trata de áreas con acceso limitado a las reservas.

    Las maderas se pueden dividir en dos tipos distintos de biotopos: el bosque de roble y roble melojo Albariño arboleda. La primera se produce a baja altura en los valles cálidos y abrigados. Aquí, aparte de roble, son el gilbardeira, el árbol y azereiro, entre otros.

    El bosque de roble melojo se produce a altas altitudes entre los 1200 y 1400 m, la montaña llamada suelo. Aquí, más allá del roble melojo, puede cumplir con el arándano, el acebo, el abedul, el tejo y el pino. Por encima de 1.400m restante enebro y matorral.

    fauna

    La fauna de la zona del parque se destaca por la cantidad y diversidad de animales dignos de interés que se pueden encontrar, después de haber sido reportado como 226 especies de vertebrados protegidos por la Convención de Berna, de los cuales 65 pertenecen a la lista de especies en peligro de extinción en el Libro Rojo Portugal.

    Los caballos salvajes son un pequeño caballo que corre a través de las montañas del parque y que no es ajeno a quienes la visitan. Muchos de ellos ya no son salvajes y que pertenecen a los aldeanos, pero están sueltos por las montañas. Todavía queda el jabalí, el zorro, el tejón, la nutria, el gato montés, la comadreja, la musaraña de dientes de color rojo, la marta y la ardilla. También hay especies que han ido desapareciendo, como el lobo y el corzo, además de los caballos salvajes.

    El lobo, casi extinto en todo el país, todavía subsiste en la Peneda-Gerês, aunque con poca representación.

     

Powered by: TextoVirtual.com